FFAA DE BOLIVIA:»¡#CORRUPCIÓN Y SUSTANCIAS!, “¡VIVA LA VIDA, HACIA EL DÓLAR!”

 

«No sabía que el año ‘52 la Revolución Boliviana desarmó en pocos días al ejército y a la policía y solamente quedaron las milicias del MNR y las milicias de la COB. Pero lo repusieron a Paz Estenssoro, que reorganizó el ejército, diciendo: “Este ejército ya no va a ser como el ejército anterior. Este ejército va a servir al pueblo”. Después le sucedió Siles Suazo; después volvió a ser presidente Paz Estenssoro. Entonces, como el ejército estaba reorganizado, ya pudo hacer el golpe, ¡a Paz Estenssoro, en su segundo gobierno!»

El camino de nuestra revolución [1]

El círculo de confianza de Lopez ha convertido el sector defensa en reino de negocios personales. En los pasillos del ministerio se respira un aire de arrogancia, soberbia y racismo nunca antes visto, alimentado por una caterva de ex-oficiales mediocres, cuya carrera fue sustentada en servilismo y doble moral. Este elenco considera que el uso radical de la fuerza militar es la única manera de frenar a los “indios de mierda” para que nunca más se atrevan a desafiar el poder blancoide. Este racismo que lucen a flor de piel resulta ruinosamente inexplicable a la luz del origen social de este pequeño núcleo de renegados».

Cacería política en las FFAA o feudalización militar. [2]

Introducción

El presente artículo constituye un esbozo sobre los inmerecidos privilegios de todo tipo con que cuentan los militares en Bolivia. «No revuelvas la mierda seca porque empieza a apestar», dice el dicho y eso es lo que están haciendo los que se verían «mas bonitos si se quedaran calladitos»:

Los destructores de la institucionalidad castrense causan gracia y causan pena reclamando «respeto a la institucionalidad» . El cinismo declarado en el «desconcierto» ante la investigación de delitos o la negativa a entregar la documentación sobre los asesinatos de «salvajes» que «se disparaban en las nucas» ,están atrayendo el ojo de la opinión pública a revisar una realidad silenciada, que también puede servir para entender, no justificar, el descontento que llevó a la Policía a amotinarse, como punta de lanza del golpe de estado de 2019: los hechos de Noviembre de 2019 a Noviembre de 2020 demuestran que Evo Morales se equivocó en su lealtad y apoyo a una oficialidad militar que andaba conspirando la traición a su Capitán General.

Los militares durante la época neoliberal

Desde la transición a la democracia en 1982, las cuestiones de defensa tuvieron un tratamiento marginal . La escasa atención que recibió el sector se refleja en que durante 20 años (1885-2005) el Congreso apenas promulgó en 1992 la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas , que reemplazaba a la de 1964 , y el Ejecutivo promulgó el Decreto de 2005 sobre el uso de las Fuerzas Armadas en conflictos internos.[2] No existe otra acción notable, exceptuando el rol activo de las FFAA en la negociación para la participación en Misiones de Paz.

Según Juan Ramón Quintana,ex militar y especialista en el tema ,el sector Defensa ha enfrentado durante veinte años de neoliberalismo, una crónica orfandad política que llevó a las FFAA a una crítica situación material, moral y operativa. Esto no constituye una mera opinión, como puede deducirse del nivel de rotación de ministros de defensa durante esa época: un promedio de 14 meses de «gestión» por cada ministro, es decir 16 ministros de 1982 a 2002.[3] Cualquiera puede entender que en esas condiciones es imposible planificar, y menos ejecutar, una mínima estrategia institucional de corto plazo, ya sin hablar del mediano o largo plazo.

Nivel de Rotación 1982-2002

Fuente: Bolivia: militares y policías. Fuego cruzado en democracia

Lo mismo sucedía en el ámbito de la jerarquía castrense : entre 1982 y el año 2003, el Poder Ejecutivo designó quince comandantes en jefe, diecisiete comandantes de ejército, dieciséis de la fuerza naval y similar número en la fuerza aérea, es decir un promedio de permanencia en cada fuerza que no supera los 14 meses de gestión. Aunque en la época de Evo Morales, lamentablemente, se mantuvo este promedio para los jefes de fuerza, solo se tuvo 5 ministros efectivos de defensa en 14 años, ( no cuenta Ledezma que fue ministro de Defensa solo dos meses en 2015)[4], es decir un promedio superior a casi el triple de la época neoliberal.

Por otro lado , el esfuerzo por potenciar a las FFAA y la defensa nacional desde 2006 ha sido enorme en comparación con lo hecho durante la época neoliberal , y no solo en el ámbito normativo, como puede constatarse en el estudio de Silvina Sol Gastaldi del «Think Thank» norteamericano «Consejo de Asuntos Hemisféricos» [2] . Los que deseen una visión en detalle pueden remitirse al estudio citado, mientras que aquí nos limitaremos a ciertas cuestiones centrales:

Gasto militar en democracia versus gasto militar en dictaduras militares

El valor de Gasto militar (UMN a precios actuales) en Bolivia fue 4,277,695,000.00 en 2018. Como el siguiente gráfico muestra, durante los últimos 57 años este indicador ha alcanzado un valor máximo de 4,324,866,000.00 en 2014 y un valor mínimo de 58.63 en 1961. (La estadística no incluye gastos fuera del presupuesto como los Gastos Reservado sólo destinados a las cúpulas ) [3] Desde el retorno a la democracia , el gasto en defensa comienza a ascender abruptamente, después de 25 años de gobiernos militares, donde curiosamente el gasto militar fue mínimo o paupérrimo.

Fuente: Index Mundi

Gasto militar en gobierno de Evo Morales versus gasto militar durante el neoliberalismo

Como puede observarse en el Gráfico, desde el 2006 el gasto militar se triplica en relación al mayor presupuesto que se tuvo en la época neoliberal (2005) y es cinco veces mayor al de gobiernos militares. Pero eso no es todo, solo de 2008 a 2014 el presupuesto de defensa registró un incremento del 93 por ciento [ 4] y en 2011 el presupuesto de defensa era 123% mayor al de 2001[5] (Ver esta situación por años en «ANEXOS») .

¿A donde se va la platita?

Pues, entre otras «cosas», a los aumentos salariales anuales a los militares que oscilaron entre un 7 y un 10 por ciento (con inflación en promedio del 4 por ciento). En el periodo del presidente Evo Morales el incremento de los salarios de los oficiales se incrementó en promedio un 182% mientras que en el periodo neoliberal (1983 a 2006), el incremento a los salarios de los militares en promedio fue del 66%[6] Y todo esto sin hablar de los «bonos»(Los miembros de las Fuerzas Armadas con más altos rangos pueden tener hasta nueve bonos que multiplican sus salarios básicos hasta por tres [7] ) Qué decir de otros privilegios:

Los generales, jefes, oficiales, suboficiales, sargentos, además del personal civil (médicos, enfermeras, contadores, administradores de empresas, peluqueros, panaderos, entre otros) que suman alrededor de los 60.000  en todo el territorio nacional; reciben dos dotaciones alimentarias para miembros activos y pasivos de las Fuerzas Armadas (FFAA) consistente en dos quintales de arroz, dos de harina,  dos de azúcar y dos de aceite.[8]

Son cuantiosas las mejoras en las condiciones de habitabilidad de los recintos militares del país ; obras de remodelación de terminales y pistas aéreas; edificación de nuevas unidades en zonas de frontera, campos deportivos, centros de estudios y unidades sanitarias,[9], la nueva infraestructura de la Escuela de Sargentos con los modernos complejos de Tiro Militar  y de Equitación del Ejército en Tarata, la infraestructura de la escuela antiimperialista en Santa Cruz, etc.

Entre 2006 y 2016, las Fuerzas Armadas de Bolivia concretaron 415 proyectos de 80 millones de dólares para su potenciamiento y modernización. Se adquirieron 23 aviones (entre ellos los 8 aviones K-8 ) y 24 helicópteros, a pesar de la oposición y chantaje de Estados Unidos [10] (un total de 43 aeronaves , 38 nuevas y 5 donadas[7]) , y el parque automotor militar se incrementó con 271 vehículos motorizados [11].

En total, hasta 2o18 se adquirieron 96 aeronaves y 269 vehículos, entre los que figuran cisternas, vehículos para perforación de pozos para extracción de agua y motorizados para trasporte de tropas. En infraestructura se invirtió un estimado de Bs 2.175 millones para 481 proyectos referentes a construcción de viviendas, campos deportivos, campos de instrucción, entre otros, en distintos recintos militares del país. También se destinó Bs 13.1 millones para la refacción de 178 unidades militares en el periodo de 2006 a 2018.[12]

Por primera vez en la historia nacional, se implementó un sistema de radares de uso civil y militar que esta compuesto por 13 radares interconectados mediante el satélite Tupac Katari para proteger la soberanía del espacio aéreo y la lucha contra el narcotráfico a un costo de 191 millones de euros (200 millones de dólares) [13] .

Pero eso no es todo, son cuantiosas las erogaciones del estado boliviano, por fuera del presupuesto de defensa, en beneficio exclusivo de los militares, como por ejemplo la piscina semi olímpica del Círculo de Oficiales del Ejército (COE) de Cochabamba, el gimnasio la base aérea de Santa Cruz, etc., que fueron construidos con dineros del programa «Evo Cumple» [9] e incluso infraestructura de defensa como la construcción de puestos militares avanzados con fondos del mismo programa. [10]

Las Fuerzas Armadas (FFAA) se ubican en el quinto lugar entre las áreas que más recursos captó del programa presidencial, por encima de infraestructura vial (Bs 594,2 millones), riego (Bs 32,1 millones) y saneamiento básico (Bs 6,7 millones). Pero la importancia en esta área aumenta más cuando se considera los recursos para proyectos ejecutados en la «etapa venezolana» del Evo Cumple. De los 600 proyectos, 256 (43%) tuvieron como beneficiario al Ministerio de Defensa y demandaron un presupuesto de 156,7 millones de bolivianos, que representa el 46% del total desembolsado entre 2007-2011 [11]

Como si todo esto fuera poco, las Fuerzas Armadas recuperaron durante el gobierno de Evo Morales algunas de las empresas que les fueron quitadas durante la oleada privatizadora de los 90 y se crearon otras nuevas. Por ejemplo, en 2012, gracias a un crédito chino de 40 millones de dólares, Evo Morales lanzó una Empresa de Construcciones del Ejército, con la intención de que esta llevara adelante algunas de las muchas obras de infraestructura que encarga el Estado.

Pues bien, esta empresa quebró y tuvo que cerrar apenas tres años después; según el ministro Ferreira, por una «pésima gestión». [11] Tampoco la aerolínea Transportes Aéreos Militares (TAM) logró convertirse en una empresa comercial normal, como inicialmente quería el gobierno.[12] ¿Quien tiene la culpa? ¿El indio? En «Masamaclay» Querejazu Calvo reseña la queja de Salamanca sobre la «ineptitud militar» poco antes del Corralito de Villamontes (golpe de estado durante la guerra del Chaco ):

«Les he proporcionado
todo lo que me han pedido, sólo sesos
no les he podido dar».[13]

Durante la era de Evo, se asignó a las FFAA la «jugosa» lucha contra el contrabando, reemplazando a la Policía, y los militares han ocupado importantes sectores del Estado. (19 excomandantes de las FFAA asumieron altos cargos en el Estado y en la diplomacia [14]) La presencia de pasivos, en general, ha sido numerosa, especialmente en el servicio diplomático ya que muchos generales e incluso coroneles retirados han sido designados embajadores, otros han ido a calentar sillas en los ministerios, especialmente en el de Defensa y en la aeronáutica civil: las direcciones de las aeronáuticas estaban bajo el directo control de militares pasivos [15] y otros se han posicionado como gerentes de empresas estratégicas (BOA, etc) , mientras que en la época neoliberal eran nombrados directores de la sección culinaria de sus propios hogares.

Evo mantuvo a los militares fuera de todo conflicto social durante 13 años, situación que permitió que se incrementara su legitimidad institucional ante la opinión pública frente al descrédito de la Policía por sus actos de corrupción e indisciplina. Hay oficiales que admiten que su incursión en tareas sociales permitió ser considerados como “soldados de la patria”. El pago del bono “Juancito Pinto” o de la “Renta Dignidad” o su papel en la gestión de los desastres naturales encomendada a las FFAA permitió un acercamiento sensible a la sociedad. [16]

¿Y los soldaditos? pues a ellos también les cayó la «marmaja»; soldados y marineros, quienes antes solo recibían Bs 30 mensuales, desde 2014 reciben Bs 80. , es decir mas del doble y también se incrementaron los recursos para mejorar su alimentación en los cuarteles.[17]

Después de todo lo expuesto: ¿Hay alguien que pueda demostrar que durante la época neoliberal, la institución castrense haya recibido del estado por lo menos la décima parte de los beneficios, recursos y privilegios que este le ha otorgado durante los últimos 14 años?  

Para muestra basta un botón: En toda la historia de la FAB, la única adquisición de aviones nuevos es la de los K-8 chinos [18] : después de 44 años de uso, los aviones T-33 donados y de tercera mano fueron retirados [19]. Esa es la diferencia entre un estado mendigo y otro soberano.

Hay que tener vergüenza…

La voracidad infinita de la corrupción

¿A que se debe que una enorme cantidad de Generales, Almirantes, Coroneles y Comandantes de las tres fuerzas hayan sido procesados y/o condenados por corrupción durante los últimos 14 años ? Se cuentan por docenas:

Celier Aparicio Arispe (general) [15], Omar Salinas Ortuño (general), Winston Celis Guevara (coronel), José Luis Begazo Ampuero (general), Luis Orlando Ariñez (general), Carlos Erick Ruck Arzaba (general), Fernando Zeballos (general) [16] , Freddy Ballesteros Quiroga (contraalmirante) , Gonzalo Durán (general ), [17] Tito Gandarillas (general ), [18] Luis Trigo (general ), [19] Ángel Lavado Aguilera (teniente coronel), [20] Guillermo Quiroga Cuellar (teniente coronel), [21] Williams Carlo Kaliman Romero (general), [22] etc, etc, etc.

Por supuesto «la culpa es del MAS» ,como lo señaló un grupo de cínicos hipócritas en su «cartita» con motivo del robo de la medalla y la banda presidencial .[23] Esta vil cobardía de achacarle a otros la propia responsabilidad es tradicional: el incumplimiento de los deberes militares mas básicos «no es» responsabilidad, ni del teniente Roberto Juan de Dios Ortiz que se metió ebrio a un prostíbulo, ni de la institución que lo ha «formado» y destinado, ni de su jefatura. Los Generales citados tampoco son responsables de su corrupción y ¡claro! el pueblo de Bolivia es idiota.

Es tan idiota que «desconoce» que la corrupción y la falta de aptitudes militares reales también reinan en muchos grados inferiores; desde los negociados en las Misiones de Paz hasta la alimentación de soldados y «el combustible» , por solo citar algunos ejemplos. (Es cierto que no todos lo son, pero eso poco importa cuando hay tantos que si lo son y están protegidos para destruir la institucionalidad de las FFAA.)

Es tan idiota que no puede deducir lo que significa la confesión del «arreglo» con militares y policías:

¿De donde proviene el odio de las castas militares?

No todos en las FFAA recibieron «la platita» de Camacho, solo la rosca golpista cobro por los servicios ¿Qué otra motivación tuvieron? ¿Qué es lo que le duele a las castas y roscas de las FFAA vinculadas hereditariamente con la Embajada de Estados Unidos en Bolivia? Primero, que el advenimiento de la democracia les impidió hacer carrera golpista como a sus padres (caso Manfred Reyes Villa Bacigalupi , Fernando López Bacigalupo, etc). Segundo, que en el Gobierno de Evo Morales los que se quedaron en la institución no podían hacer sentir su influencia como antes, ni contar con los respaldos de la Embajada para sus carreras debido a que estos apoyos dependen del grado de sometimiento estatal a EEUU. Tercero , que ya no podían soñar con el antiguo premio a su servilismo: los «Gastos Reservados» eliminados por Evo Morales. Veamos la «cuotita» que recibian los destructores de la institucionalidad castrense:

FUENTE: RESDAL :Calidad y Eficiencia del Presupuesto de Defensa

Esta realidad, que contrastaba con la miseria del país y de la institución militar, permite comprender la cruel competencia para llegar al vértice jerárquico. De acuerdo con las investigaciones llevadas a cabo , los gastos reservados en ningún caso se utilizaron para los fines de la seguridad nacional establecidos por la ley financiera. Al contrario, estos recursos fueron provistos exclusivamente para saciar la ”sed de lealtad democrática de los militares” . Los recursos eran distribuidos exclusivamente entre cinco cargos jerárquicos: Ministro de Defensa, Comando en Jefe, Comando del Ejército, Fuerza Aérea y Naval, respectivamente.

Los gastos reservados aumentaron en la medida en que aumentó el conflicto social. Comparando los momentos en los que aumentaron dichos gastos, es posible explicar las razones por las cuales la institución militar mantuvo silencio absoluto respecto al proceso de capitalización (1993-1997). Entre 1994 y 1995, los gastos reservados aumentan en 600% para la máxima autoridad militar, y en casi un 100% para el comando del ejército, en 110% para el comando de la fuerza aérea y 35% para la naval ,como se puede advertir en el cuadro siguiente. Lo propio ocurrió durante el gobierno del Gral. Banzer (1997-2002).

“Gastos reservados” en el Ministerio de Defensa Nacional y las Fuerzas Armadas 1990-2003.

FUENTE: Contaduría General de la República. Investigación y datos procesados por Semanario Pulso.


La transferencia de los ”gastos reservados” a las cúpulas militares no solo significaba su domesticación política, sino también la abdicación institucional. De esta forma, las Fuerzas Armadas eran vistas únicamente como herramienta de gobierno para fines de orden público y no como un instrumento estratégico del Estado. [24] Podemos concluir entonces que la conflictividad social era y en cierta medida aún continúa siendo un suculento negocio para chantajistas de la Policía y FFAA.

Es por estas razones que el Gobierno de Añez en 2020 restauró los gastos reservados con dos decretos supremos y una resolución ministerial para reabrir las puertas a la corrupción: el Decreto Supremo 4116 de diciembre de 2019 autorizó a la Policía y FFAA a comprar material bélico e insumos de manera directa y el Decreto Supremo 4196 de marzo de 2020 modificó el Manual de Operaciones del Sistema de Contrataciones Estatales (SICOES) para quitar la obligatoriedad de registrar dichas compras e introdujo «la confidencialidad», lo que dio lugar al sobre precio de los respiradores o de los gases lacrimógenos y cuantas cosas mas que, por «confidenciales» , no podremos descubrir… [25] Baste decir que el asalto a las arcas del estado se ha «complementado»,en medio de la pandemia, con el robo de 300 bolivianos a cada uno de los 16.067 estudiantes del servicio premilitar: un total de 4.820.100 millones de Bolivianos [25] y que es tan descomunal la angurria de estas voraces hienas que hasta el último momento intentaron «chorearse» pistolas, sables y prendas militares gracias al decreto de la «Capitana» Cleptomana [26]

El problema de todos estos «negocios» radica en que la construcción de las FFAA como institución siempre colisiona con los intereses de las roscas. Históricamente, la institucionalidad es un trabajo de todos para todos, es decir con beneficios horizontales, mientras que la lógica prebendal solo alimenta a las castas descritas a costa de la institución e incluso de pobres estudiantes, como hemos visto.

Las FFAA convertidas en furgón de cola del Golpe Policial

Muchos oficiales de las FFAA cuestionan la decisión de Kaliman porque habría “salvado” a la Policía en un momento clave de su crisis operativa. La quema de la whipala por efectivos de la Policía y el retiro de ese símbolo de su uniforme produjo un profundo malestar social que motivó ataques contra sus instalaciones obligándolas a clamar, con lágrimas en los ojos, apoyo militar para ser salvados de la ira popular.

El golpe de Estado tiene el sello de las FFAA aunque fue la Policía Nacional quien encabezó el golpe desde la ciudad de Cochabamba el día viernes 8 de noviembre. Al parecer, el domingo 10 de noviembre del 2019 pasará a la historia como uno de esos días tragicómicos en el que un general mediocre y oportunista como Kalimán, con un Estado Mayor pusilánime y envilecido, decidieron resignarse a servir los intereses de una Policía éticamente descompuesta y patéticamente circense que usó la biblia como escudo religioso para legitimar su sobrevivencia.[26]

Algunos sectores de las FFAA consideraban que el asedio popular contra la Policía constituía el mejor momento para saldar cuentas por los hechos ocurridos en febrero del 2003. En aquella ocasión policías francotiradores, entrenados por los EEUU, asesinaron cobardemente a varios soldados del Regimiento Escolta Presidencial . Según muchos oficiales, Kalimán se convirtió en un héroe proverbial de las vergonzosas jornadas golpistas policiales, un hecho jamás imaginado por las FFAA.

El apoyo militar a una policía languideciente en un escenario de disputa política fue un episodio excepcional. En 1952 el Ejército había sido derrotado por el movimiento obrero que dio lugar a que la Policía se montara en la espuma revolucionaria contra los militares . Normalmente la Policía Nacional se alineaba a los golpes militares en condición de furgón de cola y con el rabo entre las piernas en procura de lograr algún festín burocrático. El 10 de noviembre ocurrió todo lo contrario.[27] Quienes son responsables de ello, aparte de Kaliman y todo su Estado Mayor (que lo presionaba y amenazaba)?

Lo tragicómico de todo esto

Hay molestia en «sectores» por que se intente investigar la muerte de bolivianos que «se disparaban mutuamente en la nuca» : esa ni Arce Gómez se la hubiera podido inventar y hasta el «no me acuerdo» de García Meza suena menos cínico: nos creen idiotas.

La institucionalidad empieza por casa, pero depende de la honestidad y huevos de quien no ha delinquido y siente responsabilidad frente a la historia y su Institución . El país está esperando que del seno de las FFAA surja su propia reinstitucionalización y que se investiguen no solo los delitos de lesa humanidad sino también los mas de 50 casos de corrupción del gobierno que apañaron tan gustosamente. [26] Mientras eso no ocurra, el recuerdo del accionar de las FFAA quedará marcado en la historia de Bolivia con las siguientes palabras del, triplemente victorioso «Mariscal» de Senkata,Huayllani y Sacaba, Luis Fernando Lopez:

Es así como se agradece al pueblo de Bolivia los beneficios y privilegios otorgados durante 14 años y poco importa que el estado, que paga a los militares su jubilación al 100% con los impuestos que ese mismo pueblo tributa, haya ratificado la Convención Interamericana sobre la Desaparición Forzada de Personas en 1999. No hay vergüenza.

En Bolivia, quien aporta para su vejez recibe una jubilación con los montos que dio durante sus años de trabajo; excepto los militares que ya no trabajan a partir de los 55 años. Para ellos el Tesoro General de la Nación (TGN) desembolsa mas de 180 millones de bolivianos al año con tal de que reciban una renta del 100% del sueldo con el que se retiraron, en contraste con el conjunto de la sociedad que tiene una renta de vejez menor al 30%. En otras palabras, los bolivianos estamos condenados a trabajar gratis hasta la muerte para solventar la «buena vida» , tanto de militares decentes pero también de ineficientes, golpistas y corruptos malagradecidos. [27] La pregunta, es: ¿A titulo de que? Uno entendería si hubieran vuelto de alguna campaña victoriosa o por lo menos de algún hecho notable, pero lo único que pueden ofrecer es su lista de generales y coroneles procesados por ladrones.

Como lo indica el diario derechista «Pagina Siete», el monto anual de la pensión militar que los bolivianos solventamos con nuestros impuestos supera lo que cuesta construir un hospital de tercer nivel en El Alto (127 millones de bolivianos) o la compra del acelerador lineal que a gritos pidieron los pacientes con cáncer (84 millones de bolivianos). [28]  

Así nos pagaron y agradecieron:

¿Que vendrá?

Para empezar, la Policía gestora del golpe, echará bajo los hombros de las FFAA toda la responsabilidad de los muertos y heridos de las masacres puesto que solo ellos usan «armas de grueso calibre». [28] Es por esto que los primeros encausados pertenecen al Ejército . ¿Quien tiene la culpa de que Kaliman , Orellana y sus roscas hayan aceptado subordinarse al golpe policial? Y de los que no estuvieron de acuerdo , ¿alguien representó? ¿alguien se negó a obedecer órdenes ilegales? Donde manda Capitán Dinero, no mandan marineros de «subordinación» a la CPE y «constancia» para trabajar. No por nada las FFAA de Bolivia ostentan merecidamente el récord mundial de golpes de estado[29]

El temor y temblor que suscita la mala conciencia no deja dormir a muchos : Las «milicias», la «doctrina», la «persecución», la «pensión», el «lema»,etc. Se equivocan. Lo peor es el tribunal de la historia y la deslegitimación . En lo cercano: carreras manchadas para siempre. De lo demás ya se encargaran las propias FFAA, aunque suene «contradictorio»:

El cuestionamiento más grave a las Fuerzas Armadas proviene de su interior. Recuerden : El 3 de abril de 2014, los suboficiales y sargentos propusieron a la Asamblea Legislativa una ley modificatoria de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas con una serie de medidas para superar la discriminación. (Los suboficiales y sargentos tienen un proceso de selección distinto al de los oficiales por lo que pertenecen a «otra clase social»).

Por esta razón, suboficiales y sargentos no pueden ascender al grado de oficiales y tienen menos posibilidades de estudio y de uso de los servicios de alimentación, descanso, entretenimiento, etc. Las mujeres que pertenecen a este sector militar también se quejaban de que había, incluso, una mayor incidencia de acosos sexuales.

Fueron tres semanas de manifestaciones callejeras de suboficiales y sargentos y de huelga de hambre de sus esposas, durante las que el Ministerio de Defensa prometió mejoras que, sin embargo, no cambiaban la condición subalterna de los sublevados, que pretendían convertirse en «oficiales técnicos».

Finalmente, el Alto Mando cortó de un tajo un movimiento que calificaba como motín: dio de baja a 715 uniformados, de los cuales 630 fueron reincorporados ulteriormente; arrestó y expulsó a los cabecillas de la protesta y, aunque prometió que no habría represalias, permitió, que en los cuarteles se ejecutaran diversos tipos de castigos.

El gobierno evitó que la represión fuera extremada, pero no la detuvo. De este modo, los «Mamani, Condori o Aima» , los indígenas de este «ejército popular» perdieron la batalla por «descolonizar» las Fuerzas Armadas. Algunos analistas dijeron entonces que el oficialismo debió haberlos apoyado y, junto con ellos, transformar a fondo las instituciones militares. [27]

Los hechos de Noviembre de 2019 a Noviembre de 2020 demuestran que Evo Morales se equivocó en su lealtad y apoyo a una oficialidad que andaba conspirando la traición a su Capitán General.

Pero ese error no lo podría volver a cometer ni el cristiano mas bruto del planeta, aunque sea un «salvaje» o una «bestia», como la Sra Añez y el Sr Calvo gustan llamar a quienes en Bolivia no se tiñen el pelo para disimular su condición mestiza o adoptan un discursito de derechas para «blanquearse»

A pesar de todo lo dicho, que puede no gustar pero tiene la honestidad de señalar la crisis de la que solo se habla entre bambalinas , existe otro camino para las FFAA. Su diseño y ejecución está en manos de muchos oficiales patriotas, comprometidos con lo mejor de la tradición y honor castrenses en la historia de Bolivia. A ellos les toca enrumbarlo hacia la institucionalidad y el cumplimiento de su juramento: el espíritu de cuerpo no es la complicidad con el cuerpo del delito.

El primer paso es cumplir con la Ley y el Estado de Derecho:

Bolivia 4 de Diciembre 2020

ANEXOS

ANEXO «A» GASTO MILITAR EN BOLIVIA POR AÑOS

AñoValor
196158.63
196261.72
196376.08
1968137.61
1969145.58
1970199.43
1971188.46
1972275.22
1973422.79
1974795.73
19751,166.67
19761,336.19
19771,465.82
19781,954.43
19792,443.03
19803,898.88
19815,853.31
19827,927.39
198320,840.56
1984453,705.90
198557,735,320.00
1986178,490,900.00
1987212,394,200.00
1988218,377,100.00
1989273,719,300.00
1990434,859,700.00
1991514,333,000.00
1992551,697,000.00
1993468,720,000.00
1994621,900,000.00
1995675,700,000.00
1996745,780,000.00
1997946,820,000.00
19981,260,040,000.00
19991,027,310,000.00
20001,071,270,000.00
20011,218,300,000.00
20021,150,340,000.00
20031,328,340,000.00
20041,340,290,000.00
20051,365,280,000.00
20061,438,290,000.00
20071,737,330,000.00
20082,368,340,000.00
20092,427,360,000.00
20102,297,350,000.00
20112,799,539,000.00
20123,454,102,000.00
20133,900,072,000.00
20144,324,866,000.00
20153,976,500,000.00
20163,818,043,000.00
20173,981,797,000.00
20184,277,695,000.00

Fuente: Index Mundi

Los datos sobre gastos militares del SIPRI se obtienen de la definición de la OTAN, la cual incluye todos los gastos corrientes y de capital relativos a las fuerzas armadas, incluidas las fuerzas de mantenimiento de la paz; los ministerios de defensa y demás organismos de Gobierno que participan en proyectos de defensa [30]

ANEXO «B» ADQUISICIONES FAB Y TAM

Entre el 2006 y octubre de 2012, el Gobierno del Presidente Evo Morales dotó a la Fuerza Aérea Boliviana con 43 aeronaves (38 nuevas y 5 donadas) entre ellas aviones de entrenamiento, transporte y helicópteros multipropósito. En las gestiones 2008 a 2012 fueron incorporados a la flota de Transporte Aéreo Militar (TAM) 10 aeronaves: dos aeronaves MA 60, cuatro BAE, dos de caza, dos Boeing 727 y 737.
El año 2009 Transportes Aéreos Bolivianos sumó a su flotilla de aviones de carga dos aeronaves DC-10. El mismo año fueron adquiridos dos helicópteros Multipropósito Eurocopter AS-350 B3, el 2011 fueron adquiridos seis helicópteros Robinson R-44 y el 2012 dos Eurocopter EC-145 destinados a fortalecer la capacidad operativa de Defensa Civil para la atención de emergencias.
Nueve aeronaves DIAMOND DA-40 fabricados en Canadá, con aviónica y tecnología de punta, fueron adquiridos el 2010 para el entrenamiento de pilotos. El 2011, fueron adquiridos seis aviones K-8, de fabricación china, destinados al adiestramiento de pilotos y el fortalecimiento de la lucha contra el narcotráfico.

«EMPRESAS MILITARES»

las FFAA tienen un ingenio azucarero, una hormigonera, una hacienda ganadera, una empresa perforadora de pozos de agua, una ensambladora de autos, una importadora de armas, una empresa constructora y una fábrica de explosivos. En total son ocho compañías. Según el gerente de la Corporación de las Fuerzas Armadas para el Desarrollo Nacional (Cofadena), Fernando Mejía Espinoza, hay otros tres proyectos para gestionar este año.“Se ha visto que son factibles los tres proyectos: uno es textil, otro de ración seca de alimentos y estamos adecuándonos como filial minera, como exige el Ministerio de Minería, porque nos revirtieron 206 cuadrículas. Ahora han vuelto para que nos afiliemos como entidad minera” []

 

Un comentario sobre “FFAA DE BOLIVIA:»¡#CORRUPCIÓN Y SUSTANCIAS!, “¡VIVA LA VIDA, HACIA EL DÓLAR!”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.